#
#
#

MaderWil S.A. y su experiencia en comercio electrónico de productos madereros

Imprimir Ampliar imagen
(Buenos Aires, 25 de julio de 2017). MaderWil S.A. es un distribuidor de la cadena maderera ubicado en Lanús Este, al sur del conurbano bonaerense, que ha desarrollado con buenos resultados la venta a través de Internet. “En los últimos años empezaron a comprar por Internet algunas grandes empresas”, afirmó en entrevista exclusiva Fabián Almada, uno de sus propietarios.


- Ustedes han sido pioneros en la venta a través de Internet.

- Sí.

- El e-commerce es más sencillo con productos masivos. En el caso de la madera, ¿cómo logran armonizar la venta on line con una logística que es propia del rubro?

- Tuvimos que trabajar mucho con el tema logística. Hubo capacitaciones que nos dio la UTN (NdR: Universidad Tecnológica Nacional, que tiene sedes en las localidades cercanas de Avellaneda y de Villa Domínico, partido de Avellaneda). Las dos personas que trabajan en ese rubro en la empresa hicieron cursos en la UTN de Avellaneda. Es un tema que vamos puliendo día a día. Hay siete camiones, e incluso hay otros tercerizados, que trabajan con la logística.

- Debe ser un costo importante. ¿Cómo lo resuelven?

- Nosotros entregamos sin cargo en los expresos de Capital Federal. Por ejemplo, ante un pedido de Ushuaia de 10 hojas de melamina color nogal. Generalmente, se hace todo a través del comercio electrónico. Se las embala, se las entrega en Capital Federal sin cargo y se hace un seguimiento con la hoja de ruta para que el cliente pueda saber dónde está su pedido. Es un rubro tan grande y de tanto volumen que no es atendido por Oca.

- ¿Tienen camiones propios?

- Sí. De hecho, vendemos en Entre Ríos productos de madera. Tenemos clientes de melamina en Posadas; el tablero viaja de Puerto Esperanza a Buenos Aires y después vuelve a Posadas. Pero en la fábrica le hacemos el pegado de canto, el escuadrado de panelería, con incisores; la mercadería se embala y se despacha.

- Claro, el carpintero se ha transformado casi en un ensamblador.

- Tal cual. Hoy la carpintería ha cambiado totalmente. Yo creo que en el futuro va a pasar en todos los rubros. Aquel que antes hacía revoques hoy coloca paneles de yeso, por ejemplo.

- ¿El e-commerce incluye venta al público?

- Sí, sí. Prácticamente, nuestro principal cliente es el público en general. Y nos llama la atención que en los últimos años empezaron a comprar por Internet algunas grandes empresas. Nos dimos cuenta de que el camino que habíamos emprendido por el 2006, 2007 de desembarcar en el comercio electrónico había sido una buena jugada y que habíamos hechos bien en jugar fuerte ahí.

- ¿Cómo administran los pedidos? Porque supongo que el público que compra por Internet desconoce totalmente el rubro.

- Sí, hay un asesoramiento. Por eso los vendedores hacen un trabajo muy minucioso. Llegan a calcular cantidad de placas de yeso, soleras, montantes, tornillos, cintas y anclajes para un cerramiento de 6 metros por 7,50 metros, por ejemplo. Y luego se cotiza. No es fácil.

- Hasta a los mismos arquitectos les sucede lo mismo.

- Nos pasó hace un mes. Llamó una persona de Catamarca y le dije que, con una seña, le ponía la mercadería en un Expreso. Y me preguntó: “¿Dónde está la trampa? Porque llamé a un montón de lugares y no me dieron bolilla”. Y le dije que no había trampa, que le pasaba mi número de cuenta o que podía abonar por MercadoPago, y que una vez que enviara el voucher de pago se despachaba la mercadería y la tenía en destino a las 24 horas. No lo podía creer. Incluso envió una carta de felicitación. Y a veces surgen este tipo de satisfacciones.

- A veces hay que hacer ajustes en la venta por Internet.

- Sí. No fue fácil, pero fuimos creciendo con el sitio. Hay que tener una estructura grande para atender esa demanda porque la gente está a las 11 de la noche en su casa pensando cómo quisiera hacer una reforma en su casa. Nosotros dejamos todos los días las preguntas en cero y al otro día volvemos y hay 300 o 350 consultas para responder. Cada pregunta es una futura venta, que requiere de un ida y vuelta. Es un trabajo muy minucioso. Por eso hay cuatro personas dedicadas a eso.

- Supongo que una respuesta rápida a una pregunta ayuda a fidelizar la venta.

- Tal cual. Hay que fidelizar las ventas. Y si pasa demasiado tiempo entre la consulta y la respuesta, la gente opta por comprar en otro lado. Aunque lo pague más caro. Cuando compra por Internet por lo general la gente espera una respuesta rápida.


Foto: Todo Madera.



Titulares