#
#
#

Tuvo gran repercusión Hello Wood, festival de diseño en madera en Entre Ríos

Imprimir Ampliar imagen
(Buenos Aires, 8 de junio de 2017). Del 4 al 12 de marzo de 2017, 150 estudiantes, arquitectos y diseñadores de todo el país se reunieron en Ceibas, Entre Ríos, para hacer realidad sus ideas en la primera edición de Hello Wood Argentina. El encuentro tuvo como objetivo “el contacto abordado desde los sentidos y los sentimientos”, explicó en exclusiva a Todo Madera Marcos Llerena, CEO & Founder de Mandarina. Masisa fue patrocinante.


Hello Wood, Festival de Arquitectura y Diseño, llegó por primera vez a la Argentina con un distintivo programa creativo, profesional y social, que busca enseñar a pensar con las manos y a aprender a través de la experiencia. El evento tiene su origen en Hungría en 2010 como un campamento de arquitectura, arte y diseño y ha crecido hasta convertirse en un programa único, reconocido a nivel mundial.

Hello Wood es un Festival donde se propone el acercamiento de los estudiantes a la construcción en madera, e integra diversos campos de la arquitectura, el diseño y la ciencia; construye comunidad y fomenta talento. Todos los proyectos fueron compartidos, desarrollados y construidos en un proceso de colaboración. Los estudiantes de diversos campos e instituciones trabajaron en conjunto con profesionales y académicos.

Cetol y Masisa fueron dos de los patrocinadores más fuertes que apoyaron el evento, el primero protegiendo las creaciones resultantes del primer campamento en madera realizado en el país y el segundo aportando toda la madera necesaria para los diseños.

El festival se desarrolló en un vasto campo cubierto de verde, entre vacas y otras estructuras de madera y llamativas luces y fogatas que dieron un admirable espectáculo por la noche.

“La innovación está en el corazón de todo lo que hacemos, desde los productos que desarrollamos hasta las iniciativas que acompañamos. Con este espacio nos proponemos compartir el conocimiento sobre este noble material, su infinidad de posibilidades, exhibir el talento nacional y protegerlo”, destacó Cecilia Ferrario, gerente Departamental de Marketing de Marcas Especiales de AkzoNobel Argentina. Las estructuras fueron protegidas con Cetol Balance, esencial para garantizar que las mismas puedan ser exhibidas a lo largo del año en distintos festivales de arquitectura y diseño conservando la impronta original.

La versión local del festival húngaro se desarrolló durante una semana en la Estancia La Azotea en Ceibas, Entre Ríos, donde participaron 10 equipos liderados por destacados profesionales y conformados por estudiantes avanzados de la carrera de Arquitectura de todo el país, que trabajaron a la par.

Marcos Llerena, CEO & Founder de MANDARiNA y uno de los socios locales, explicó a Todo Madera el objetivo del festival: “Primer año en Argentina, primera vez de Hello Wood fuera de Budapest. Nuestra propuesta es conocernos. Por eso ´con-tacto´ quiere decir romper barreras, acercarnos, poner el foco en las relaciones, los sentidos y la experiencia, aspectos fundamentales a la hora de pensar y desarrollarnos creativa y socialmente. El contacto con la naturaleza, las herramientas, la madera, la arquitectura y el diseño, son parte de la experiencia que propusimos vivir en Hello Wood”.

“El topic elegido –continuó Llerena- para la primera edición fue CON-TACTO. El contacto abordado desde los sentidos y los sentimientos. Los vínculos, enlaces, y encuentros generados cuando existe algún tipo de relación entre dos o más personas, objetos o teorías; esos momentos fueron el objetivo de esta primera experiencia”.

Bajo esta premisa nacieron proyectos con multiplicidad de miradas que demuestran la versatilidad de la madera y sus infinitas posibilidades. Un juego de volúmenes, entramados, profundidades y dimensiones dieron lugar a 10 instalaciones que surgen de un proceso creativo comunitario.

A continuación, Todo Madera realizó una selección de los tres proyectos más llamativos, aunque todos los proyectos fueron de gran calidad.


- Vacuna, por Camila Marín y Ramiro Torres Lacroze (ver foto en Galería de Imágenes)
Esta llamativa obra ha generado una gran repercusión en los visitantes, quizá por su forma, quizá por su sencillez. Los dos diseñadores Industriales de la UBA dieron origen a Vacuna a partir de la idea de querer generar un espacio que transporte al usuario hacia lo más profundo de nuestras raíces, y parece que lo han logrado.

El trabajo refleja el análisis morfológico característico de la vaca, que luego es materializado y puesto en contacto con el entorno en que será montado. Conceptualmente resulta sencillo relacionar a este animal con cualquier zona rural en Argentina. En un análisis más profundo busca, por un lado, un acercamiento autóctono-cultural representativo al origen del proyecto y por el otro, una reminiscencia sensible al momento de la gestación (ya que el usuario se coloca dentro de la vaca para descansar).

En términos funcionales el proyecto se centra en brindar al usuario un espacio de (des)conexión, internalización, relajación y reflexión donde el objeto resulta el nexo conductor de dicha relación. En términos visuales, Vacuna se incorpora al entorno con naturalidad, en gran parte gracias a las características particulares de su materialidad y forma, proponiendo así una relación intrínseca con el contexto en el que se encuentra.


- Una Ola, por Santiago Pérez de Muro (ver foto en Galería de Imágenes)

El arquitecto de la FADU-UBA y docente en la cátedra Grinberg ha querido “congelar el instante previo al rompimiento, el momento de máxima tensión. Tensión y paz conectadas indisolublemente” y ésa es la sensación exacta que se tiene al ver la enorme estructura que ha diseñado: que está a punto de romperse, principalmente cuando alguien empieza a hamacarse en el extremo donde hay una hamaca.

Santiago explica: “Para empezar a pensar el proyecto buscamos una dimensión que sea escalable a distintas medidas ergonómicas, y luego buscamos la pieza más pequeña pero a la vez más versátil para poder conformar este módulo. En la búsqueda de ir subiendo en altura para ir generando distintas situaciones espaciales, nos encontramos con la ola. En sí no tiene una forma definida, pero sí tiene una lógica formal reconocible. Queremos congelar el instante previo al rompimiento, el momento de tensión máximo”.

El uso que pensaron para esta estructura fue que sea un espacio de encuentro, un lugar para hacer esas cosas que hacemos cuando no hacemos nada, sentarse, comer, recostarse, refugiarse y jugar.

“El columpio es un pequeño guiño. Un recordatorio de que al final de cuentas, el objetivo final de todo lo que hacemos, es que ese tiempo sea divertido”.


- Edificio para ceremonias desconocidas (foto grande), por Karen Antorveza y Francesco Milano

La estructura circular que rememora una aquelarre, especialmente de noche, con la fogata encendida en su centro, fue creado por FORMOSA, un estudio fundado en el 2015 por Karen Antorveza (Bogotá, Colombia) y Francesco Milano (Alba, Italia) en Buenos Aires.

“El edificio para ceremonias desconocidas nace de la necesidad de trascendencia en el tiempo líquido en el que vivimos. La estructura de espiral, nos remite movimiento, acción, cambio de circunstancias, nos adentra hacia un lugar común, nos invita a darle significado al momento y conectarnos con otros, a establecer con-tactos, diálogos y efectos. Nuestra constante búsqueda y experimentación en la utilización de diseño paramétrico en los procesos de diseño, da como resultado una estructura, que puede variar según el material que se tenga disponible y puede convertirse rápidamente de una superestructura a un espacio más chico con solo algunas modificaciones en los parámetros”, explicaron sus creadores.


Se pueden ver los 10 proyectos aquí: http://www.hellowood.com.ar

Imágenes: Gentileza de Cetol.



Titulares